jueves, 16 de octubre de 2008

La Iglesia, por la vuelta de la cigarra y la hormiga



Visto y considerando que ya lograron que no se discuta el aborto; que la repartija de forros es un hecho del pasado A.G (Antes de Ginés); que el Obelisco sigue impunemente mostrando su intimidad sin la protección de un buen preservativo; que los curas violadores son tema viejo; que la colaboración con la dictadura tampoco está tan probada; y que las mujeres seguirán sufriendo la regencia de los amigos clericales, el Arzobispo platense Héctor Aguer se mostró crítico con... adivinen...¡el Plan Nacional de Lectura! Ajá, así es.

El Gobierno marxista y ateo dispuso en el folleto repartido a los maestros una recomendación que los hará arder en la llama del Infierno. Dice, la cartilla:
Los textos elegidos no deben tener moralejas ni contenidos religiosos, teniendo en cuenta el carácter laico de la educación
Aburrido en la casa, Aguer manifestó en una homilía contra el Plan Nacional de Lectura que "si se excluyen las moralejas, parece que también se pretende una educación sin moral". Y continúa, el amigo, en un ratzingerismo berreta: "también se recomienda el hacer referencia a textos de respeto por los derechos humanos, la tolerancia y la defensa del espíritu democrático pero ni moralejas ni religión. ¿En qué se han de fundamentar esos valores?".

Y, ¿a qué se debe semejante ataque a la pobre Iglesia que ha sido perseguida por todos los gobiernos (excepto las monarquías, el nazismo, el fascismo y todas las dictaduras latinoamericanas)?

Pero claro, hombre: "este desliz pone en descubierto la pata de la sota: educación laica se entiende como educación atea. Además, si se excluyen las moralejas, parece que también se pretende una educación sin moral".

Desde el Comando estamos de acuerdo con la afirmación de Aguer, porque somos plurales, y también creemos que si la moral pasa por la ética católica, nos gustaría una educación absolutamente atea e inmoral.

La discusión por la laicidad de la educación parece volver a abrirse, toda vez que la Iglesia va cerrando discusiones que, para nosotros, recién empiezan. Con la educación no se jode.

7 comentarios:

mini excavator rental dijo...

haha.

MONA dijo...

¿No sabe la Iglesia que no se enseña con lo que se DICVE sino con lo que se HACE? Es el ejemplo el que forma las virtudes... es la escuela ese espacio de alcance universal donde millones de chicos, jóvenes y adultos encuentran la gran ocasión de participar en la experiencia de leer. Una escuela como la de hoy, continúa siendo el domicilio específico para ejercer el derecho de todos a ingresar en el universo de la cultura escrita.
Leer es un desafío, que opera en todos los órdenes: lingüístico, cognitivo y estético, y por medio de la Literatura, este desafío se amplifica en la riqueza retórica, semántica y simbólica que todo texto literario acarrea.
Es evidente que estos curas saben cabalmente que no somos los mismos después de leer y releer ciertos textos... y por eso temen... ya que las cabecitas más abiertas pueden cuestionar el poder que hoy detentan... poder que usan para impedir que se discuta el aborto, el abuso de los curas, las guerras, la marginación social...
Muy bueno tu blog!!!
te invito a visitar el mío!

Todos Unidos Triunfaremos dijo...

Jajaja como si no tuvieramos suficiente!!!
Saludos compañeros, reaparecí! jaja

Ajenjo dijo...

Al paso que vamos van a pedir la quema de libros y la reinstauración de la inquisición antes de fin de año.
Digo, estás sotanas son lo suficientemente necios como para hundirse a si mismos. Lo vienen haciendo bastante bien desde hace un rato largo.

slds
A

Anónimo dijo...

Tenemos un amigo anticlerical en los comentaristas de Crítica:

"Por una separación total de la Iglesia y el Estado. Este siervo clerical quién se cree qué es para opinar de lo que hace el Estado? Sus opiniones sólo importan para su congregación de fanáticos no para el Estado, que debe ser absolutamente laico y republicano opuesto a dogmas irracionales, anticientíficos, medievales y antirrepublicanos. Por una separación completa de la Iglesia y el Estado, no más emblemas católicos en oficinas públicas, por un Estado que no banque ecnomómicamente a las religiones. Por un Estado al servicio del pueblo en su totalidad y no de los súdbitos terrenales de metafísicas y literarias divinidades absolutamente opuestas a la razón y a la ciencia."

Compañero Ginés González García dijo...

Gracias a todos los compañeros y lectores leales por los saludos!

natxus dijo...

Me reconozco como integrante de la grey católica con una apertura emntal que hace que sea considerado como hereje por la derecha eclesiástica y acérrimo defensor de la educación pública y laica, desde el convencimiento de que el Estado debe garantizar por sobre todas las cosas la libertad de elcción de TODOS los habitantes de nuestro bendito suelo.

Ahora bien, como profesante de la fé católica, mi elección fue que mis hijas fueran a colegios con orientación religiosa no obstante lo cual he tenido alguna que otra rencilla -vaya paradoja- con algunos padres y no tantas como era de esperar con autoridades del colegio.

Todo esto viene a que creo que no hay que confundir lo laico con lo ateo, ya que es un error conceptual grave en el que cae el fundamentalismo religioso y que no hay que repetir: la laicidad garantiza una no orientación religiosa, mientras qeu el ateísmo combate la religiosidad. Y un estado que garantice libertad, no puede combatir ninguna orientación religiosa.

Gracias. Felicitaciones por la originalidad del blog.