sábado, 4 de octubre de 2008

El forro más grande

No nos olvidamos.

Carta de Monseñor Baseotto al Ministro de Salud Pública. 17 de febrero del 2005.

La multiplicación de los abortos que usted propicia con fármacos conocidos como abortivos es apología del delito de homicidio... Cuando usted repartió públicamente profilácticos a los jóvenes, recordaba el texto del Evangelio donde nuestro Señor afirma que “los que escandalizan a los pequeños merecen que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo tiren al mar”... (sigue acá)


3 comentarios:

Todos Unidos Triunfaremos dijo...

Sólo un groso como Ginés pudo haber hecho algo tan original!

Eva Row dijo...

GRANDES!!!

Anónimo dijo...

¿Por qué los que se escandalizan por pavadas no se van todos a la concha de su madre?
Porque les da pudor...